Glass Reinforced Concrete (G.R.C.)

  • Por nombre: A-Z
  • Por nombre: Z-A
  • Por precio: de menor a mayor
  • Por precio: de mayor a menor

Glass Reinforced Concrete (G.R.C.)

GRC son las iniciales inglesas de “Glass Reinforced Concrete”, es decir, Micro hormigón Armado con Fibra de Vidrio Alcali-Resistentes. Constituye un material compuesto con una matriz de micro hormigón de cemento Portland (componente mayoritario), armado con fibra de vidrio (componente minoritario) dispersa en toda la masa, lo que le confiere a la matriz cementicia una mayor resistencia a la flexión, disminuyendo la fragilidad del hormigón convencional.

¿Por qué usar GRC?

El hormigón convencional es un material que necesita refuerzos de acero para poder ser usado con seguridad en cualquier tipo de construcciones, consiguiendo así el hormigón armado. El problema del hormigón armado es que este acero necesita estar recubierto de varios centímetros de hormigón para no estar expuesto al aire libre y evitar de esta manera que se oxide. Para evitar estos muros de hormigón tan gruesos se creo el GRC, que sustituye el acero por fibras de vidrio, que no corre riesgo de oxidación y permite fabricar paneles mucho más finos, consiguiendo así un considerable ahorro de hormigón y su consiguiente ahorro en su bolsillo.

Usos del GRC

El concreto reforzado con fibra de vidrio suele usarse como paneles en fachadas para sustituir los típicos cerramientos de fachadas. También puede usarse en estructuras particulares como muros para jardín o bancos, etc. El acabado del GRC es una superficie lisa, lo que nos permite poder pintarlo con todo tipo de texturas.

Ventajas del GRC

La principal ventaja de estas estructuras es el ahorro tan grande que se consigue con respecto a los muros de hormigón armado convencionales. Además de esto es muy manejable y puede cortarse con sierras portátiles para adaptar a cada fachada. Es un material muy limpio con la que se ahorrar tiempo de montaje y no hace falta mucho personal para trabajarlo y poder montarlo. Otra de las ventajas de este material es que es muy duradero y apenas sufre con los cambios bruscos de temperatura. Por esto es un material perfecto para ciudades en la que se suelen sufrir grandes cambios de temperaturas entre las distintas estaciones como Málaga, Sevilla, Granada, Córdoba, Jaén, Huelva, Cádiz o Almería.